martes, 20 de octubre de 2009

¿Cuánto vale del dólar?

Depende de una compleja maraña de factores cambiantes e interrelacionados. En septiembre cotizó 11% por debajo de su promedio de 10 años. Pronósticos

A pesar de toda la tinta y todas las lágrimas derramadas por el reciente declive del dólar, una pregunta insistente aún no tiene respuesta: ¿Cuánto vale el dólar?


Los economistas y los analistas utilizan varios indicadores para evaluar el valor de la moneda estadounidense, pero todos tienen carencias y a menudo alcanzan conclusiones distintas.

El valor del dólar, después de todo, explica The Wall Street Journal, se basa en una compleja maraña de factores cambiantes e interrelacionados, como la balanza comercial, el gasto fiscal, las tasas de interés, la inflación y el crecimiento de la economía.


La mayoría de los indicadores señalan que el dólar está sobrevaluado frente al yuan, pero algunos muestran que es demasiado barato frente al euro, que el viernes cerró en US$1,49, cerca de su punto máximo de los últimos 14 meses.

Más allá del valor del dólar, las tendencias que lo han castigado este año siguen vigentes, lo que sugiere que aún tiene espacio para seguir cayendo. Las tasas de interés en Estados Unidos son bajas, el déficit fiscal es alto y se espera que la economía siga débil.

El dólar también pierde su atractivo como refugio seguro ahora que los inversionistas dejan de lado su aversión al riesgo y salen en busca de alternativas más rentables.

El índice del dólar de IntercontinentalExchange, que mide su desempeño contra una canasta de seis de las principales divisas del mundo donde predomina el euro, descendió la semana pasada a 75,48, su mínimo de los últimos 14 meses y no muy distante de su mínimo histórico de 71,33 correspondiente a abril de 2008.

El índice se ha precipitado 15% desde el nueve de marzo, un lapso en el que el Promedio Industrial Dow Jones ha ganado 53%, el oro ha subido más de 14,5%, y el índice de Mercados Emergentes de Bank of New York se ha disparado 89%.

La mayoría de los observadores concuerdan en que el declive del dólar ha sido relativamente ordenado. La reciente caída sólo ha borrado el alza que se produjo después de la crisis financiera y refleja la mejoría de la economía estadounidense.

Las autoridades estadounidenses han hecho poco por detener el declive, en parte porque el debilitamiento del dólar beneficia a los exportadores y ayuda a la Reserva Federal (Fed) a combatir la deflación.

En los mercados de futuros, los especuladores que apuestan a una caída del índice del dólar superan a los que piensan que se apreciará por un margen de dos a uno, según la Comisión de Corretaje de Futuros de Commodities. La cifra, sin embargo, se ha reducido respecto al tres a uno que imperaba hace dos meses.

Asimismo, algunos observadores predicen un repunte del dólar, al menos temporal. "Esperamos un descenso significativo de las moneda extranjeras y una recuperación moderada" del dólar, dice Jonathan Clark, vicepresidente de FX Concepts, un fondo de cobertura dedicado a los mercados cambiarios que administra cerca de US$8.000 millones.

"No se trata de un fenómeno de largo plazo, pero el repunte de otras divisas ha sido exagerado".

Factores relevantes
Uno de los indicadores más usados es el índice de tipo de cambio efectivo real recopilado mensualmente por el Banco Internacional de Pagos, un organismo que actúa como el banco central de los bancos centrales.

El índice, que evalúa el desempeño del dólar contra una canasta de monedas, muestra que la moneda estadounidense estuvo en septiembre en torno a un 11% por debajo de su promedio de 10 años.




Algunos analistas, sin embargo, producen un tipo de cambio a partir del monto que se necesita de una moneda para comprar bienes similares en distintos países.

Si un capuchino, por ejemplo, cuesta u$s4 en Nueva York y 2 euros en París, se desprende que el poder adquisitivo del euro es de u$s2. Si esta cifra es más alta o más baja de lo que indica el mercado cambiario, es una señal de que el tipo de cambio está desalineado.

La mayoría de los bancos y economistas componen modelos más complicados que utilizan una canasta entera de bienes, en lugar de un capuchino, para encontrar la "paridad del poder adquisitivo" de las monedas.

En uno de estos modelos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que el dólar vale cerca de 0,85 euros, comparado con una valuación del mercado de 0,67 euros, lo que sugiere una sobrevaluación de 21% de la moneda europea. Un modelo parecido del Fondo Monetario Internacional indica que el yuan está un 76% subvaluado.

El futuro del dólar y otras monedas depende en buena parte de lo que hagan sus bancos centrales para retirar el extraordinario estímulo fiscal que han inyectado a la economía. Si la Fed es la primera en hacerlo, "eso le daría credibilidad al dólar", afirma Lena Komileva, directora de economías del G-7 para la corredora londinense Tullett Prebon.

Mientras tanto, los fundamentos de largo plazo que afectan la trayectoria del tipo de cambio se inclinan decididamente en contra del dólar. EE.UU., por ejemplo, tiene un déficit en cuenta corriente del orden de los u$s31.000 millones.

La recesión lo ha reducido a la mitad, pero en los últimos meses ha crecido levemente debido al alza en el precio del petróleo y a que los estadounidenses han regresado tímidamente a las tiendas a comprar importaciones baratas.

William Cline y John Williamson, investigadores del Instituto Peterson de Economía Internacional, han elaborado lo que denominan "tipos de cambio de equilibrio fundamental", diseñados para reflejar los grandes déficit comerciales y la capacidad de los países para financiarlos.

Según su medición, el dólar está sobrevaluado contra el yuan en 40%. El modelo apunta a una leve sobrevaluación frente al euro, un resultado muy distinto al previsto por el modelo de la OCDE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada